Su madre la metió al horno y prende el fuego. 14 años luego se revelo una verdad aterradora.

0
130

Tener un hijo es una de las cosas más maravillosas que pusieran pasarnos como seres humanos. Todo padre y madre siente un gran amor por su hijo. Por eso, hacen de todo con tal de darle lo que necesitan en todo momento.

Lamentablemente, no todos los padres son responsables. Muchos tienen hijos que no pueden mantener, por lo que los pequeños sufren mientras crecen. Por otro lado, hay personas despiadadas que les hacen cosas horribles.

A cualquier persona le aterra la sencilla idea de que un bebé sea maltratado por cualquier persona. Pero lo que nos hierve la sangre es saber que sus propios padres son los autores del daño. Esto nos hace desear ser jueces y darle la condena máxima.

Tristemente, esta situación se da una y otra vez en todas partes del mundo. A diario encontramos noticias que nos parten el alma referente a niños abusados. Este mal crece cada día más y nos hace y se está convirtiendo en una plaga. Si no hacemos algo, la situación emporará todavía más.

De algo similar habla la historia de la que te hablaremos el día de hoy. Una niña sobrevivió al despiadado ataque de una madre muy cruel. Cuando Ashley tenía solo 14 meses, su madre le hizo algo que simplemente nos hierve la sangre. Ella cometió el peor crimen que pudiéramos pensar de una madre hacia su hijo.

Su madre la entra en el horno

En el año 2002, Melissa, la madre de Ashley, la tomó con solo 14 meses, encendió el horno de la estufa y la puso a hornear. Por fortuna, su padre llamado Robert escuchó sus desesperantes gritos y la rescato. Tan pronto la sacó, la llevó de inmediato al hospital donde pudieron salvarle la vida.

En la actualidad, la niña ha sido sometida a más de 28 cirugías después del traumático evento. Sin embargo, aún le quedan cicatrices en sus brazos, frente y en sus emociones. Luego de haber rescatado a la niña, la madre fue sometida a juicio. Allí se le acusó de intento de asesinato y se la declaró culpable. Por ello, se le impusieron 25 años de prisión.

Hace poco, Ashle y supo que su madre, luego de 14 años en prisión pidió libertad condicional. Esto causó un sentimiento indescriptible en ella y supo que debía hacer algo. Ella no quiere que su madre salga de prisión. Sin embargo, su hermana mayor no piensa igual. Ella tenía 8 años cuando ocurrió el incidente y tiene otro punto de vista.

Ella había sido testigo de lo ocurrido y le pareció algo muy cruel. Sin embargo, luego de muchas visitas a la cárcel, se dio cuenta que su madre ha cambiado. En las negociaciones ambas hijas expusieron su punto de vista.

Ashley dijo en una entrevista: “Yo no la detesto, tampoco la amo. Simplemente no la quiero volver a ver”. Ella todavía no puede perdonar a su madre por lo que le hizo. Ashley, quien ahora cuenta con 15 años, va a la secundaria y se crio con su tía tiene una nueva madre. Ella afirma que su tía es su mamá.

Tenía problemas mentales

Por otro lado, su hermana mayor acepta que su madre cometió este crimen por sus problemas mentales. De hecho, a la policía le confesó que metió a su hija en el horno porque una voz en su cabeza de lo decía. Todo el tiempo que ha estado en prisión ha recibido tratamiento y ha ingerido distintos medicamentos.

Lo que más le duele a Ashley es que su mamá nunca le ha pedido disculpa por lo que le hizo. Ella no quiere que su madre salga de prisión por lo que le hizo. Lamentablemente, debido a tener opiniones distintas sobre el asunto, ahora las hermanas no tienen ningún contacto. Por otro lado, el juez rechazó la petición de darle libertad condicional. En el siguiente reportaje podrás conseguir más detalles al respecto.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here